fotogrupo

fotogrupo
grupoeconomía

miércoles, 6 de octubre de 2010

Crédito agrícola

Integrantes de equipo:
Suarez Martínez Andrea Mireille
López Ortiz Luis Fernando
Pérez Santiago Benito
Pérez Pérez Eduardo
Diseño:
Se busca dar una perspectiva de manera muy general sobre el crédito agropecuario, de cómo se aplica en países desarrollados y subdesarrollados, sus variantes, tomando en cuenta las políticas, condiciones territoriales, sociales e históricas.
Crédito Agropecuario
Objetivo: Conocer las políticas en cuanto al crédito agrícola y sus principales características.
Justificación: Abordamos este tema porque pensamos que en el campo hay un grave problema en cuanto a la asignación de créditos, es por eso que nuestro trabajo analiza las características generales de los créditos y la política de asignación de estos.
Trabajo escrito:
El Crédito agrícola es un instrumento que dota a la actividad agropecuaria de los recursos financieros necesarios para impulsar su desenvolvimiento, el cual esta destinado a desempeñar un papel activo en el proceso de transformación de los sistemas productivos del campo, 1 además es parte de un proceso coordinado del desarrollo económico y el mejoramiento social para las poblaciones rurales. 2
Tradicionalmente buscaba reducir las altas tasas de interés impuestas por agiotistas locales, después los gobiernos utilizaron los programas de crédito para buscar un incremento en la producción y colocar al agricultor en una mejor situación para que así los pagos recibidos de parte del agricultor sean suficientes para cubrir los costos administrativos, pagar los interese del préstamo recibido y regenerar su capacidad crediticia. 3 El crédito agrícola busca ampliar la temporada de cultivo, mejorar técnicas, divulgar la tecnología, aplicar nuevos métodos y proporcionar capital fijo, gastos de distribución mercantil y reducir los costos del crédito. 4
La categoría más importante de operación crediticia es la ganadería con el 70% para América Latina, después le sigue el apoyo a la agricultura en general, el tercer lugar lo ocupa el financiamiento para agroindustrias y en cuarto lugar están los proyectos de riego de pequeña magnitud. 2
¿Por que la banca comercial prefiere financiar la agricultura de exportación? Por que el crédito se otorga cuando la cosecha esta próxima. Por que la rentabilidad es superior a los cultivos de consumo interno, pues los gobiernos adoptan medidas cambiarias y estímulos internos para evitar la declinación de una actividad exportadora. Son clientes que ofrecen negocios complementarios (por ejemplo el cobro de facturas en el exterior). 4
Problemas del crédito agrícola radica principalmente en la aleatoriedad de la producción, incierta rentabilidad en virtud de la influencia de factores climáticos (huracanes, sequias, inundaciones, exceso de humedad) bióticos (variabilidad en los rendimientos) y biológicos (plagas y enfermedades), Variabilidad de los precios causadas por situaciones locales y estacionales, Costos crecientes, suministro irregular de insumos, ciclos de recuperación del créditos mas largos que en las operaciones ordinarias, índices elevados de morosidad, prestamos dirigidos a grandes productores agrícolas, elevados intereses, demanda de crédito estacional. 1
Criterios empleados por la banca de desarrollo para asignar el crédito agrícola en México.
La política agropecuaria mexicana ha sufrido cambios significativos desde los años 80, guiados en buena medida por el proceso de apertura comercial que se inició con la entrada de México al GATT en 1986 y la firma del TLCAN en 1993.5

El TLCAN es, con mucho, el acuerdo comercial más importante que ha hecho el estado mexicano, por la profundidad de la liberalización agropecuaria acordada y por la magnitud de los intercambios entre los miembros. EUA y Canadá absorben el 87% de las exportaciones agroalimentarias de México y generan el 79% de sus importaciones.5

El Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá (TLCAN) entró en vigor el primer día del año de 1994. El 1 de enero del 2003, empezó la segunda etapa de liberalización agrícola, lo que implica que podrán entrar al país, libres de arancel, 30 productos provenientes de Estados Unidos y Canadá, destacando el café, el trigo, la avena, el arroz, las habas, la caña de azúcar, entre otros.6

La liberalización comercial ha estado acompañada por un amplio proceso de reforma y liberalización de las políticas agropecuarias internas que pretendían redefinir el papel del Estado. Las reformas han abarcado la mayor parte de las áreas del sector e incluyen, entre otras: la eliminación de los precios de garantía a
los cultivos básicos y de los subsidios a los insumos usados por los productores.7

Los bancos de desarrollo que otorgan crédito agrícola son los siguientes: “El FIRA,
BANRURAL, el Banco de Comercio Exterior (BANCOMEXT)... y la Nacional Financiera (NAFIN)”. Sin embargo, FIRA y Banrural son las instituciones ejes de la política de crédito agrícola del país, por esta razón, el análisis se realizará considerando únicamente a estas dos dependencias. El Sistema Banrural, es una institución de primer piso5 de la banca de desarrollo del Gobierno Federal, integrado por el Banco Nacional de Crédito Rural y doce bancos regionales, su objetivo es el financiamiento a la producción primaria agropecuaria y forestal y a las actividades de beneficio, almacenamiento, transportación, industrialización y comercialización que llevan a cabo los productores en el medio rural. 5

La operación de BANRURAL se apoya en dos fuentes de financiamiento: los recursos a tasas subsidiadas provenientes de las fuentes de descuento (FIRA, NAFIN, BANCOMEXT) y los recursos propios. Los créditos otorgados por Banrural responden a la siguiente clasificación:
I. Crédito de habilitación o avío. Se destinan al financiamiento del capital de trabajo (costos de adquisición de insumos, de mano de obra y de servicios) para las actividades destinadas a la producción primaria agropecuaria, forestal, pesca y acuacultura, su beneficio, extracción, conservación, transformación, transportación y comercialización, así como para el establecimiento de industrias rurales y, en general, a atender las necesidades de crédito del sector
rural del país.

II. Crédito refaccionario. Se destinan a financiar la adquisición, construcción e instalación de activos fijos y bienes de consumo duradero, así como para la formulación de proyectos, obras de infraestructura, equipamiento, insumos y otros activos y conceptos. Podrá otorgarse crédito refaccionario para la formulación de estudios de preinversión y factibilidad, ingeniería de detalle y gastos preoperativos
necesarios para la operación de todo proyecto que propicie la producción, transformación, comercialización y distribución del sector rural. Podrá pactarse en el contrato que una parte del crédito refaccionario, sin exceder del 50%, podrá destinarse al pago de responsabilidades fiscales que tenga la empresa del acreditado al tiempo de celebrarse el contrato. También se podrá pactar que parte del crédito se aplique para pagar adeudos en que el acreditado hubiere incurrido por gasto de explotación o por la compra de los bienes muebles e inmuebles o la ejecución de las obras arriba señaladas, siempre que los actos u operaciones de que procedan tales adeudos hayan tenido lugar dentro del año anterior a la fecha del contrato.8

BANRURAL otorga sus créditos de acuerdo a las capacidades de pago de los sujetos de crédito, de la viabilidad del proyecto que respalda la recuperación, así como de las políticas que al respecto señalen las fuentes financieras y las que emita el Banco Nacional, en apego a lo que establezca la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y/o Banco de México

FIRA, es una entidad financiera de segundo piso del Gobierno Federal, su misión consiste en crear valor en las redes productivas, de los sectores rural y pesquero, con criterios de eficiencia y rentabilidad, a través del desarrollo de los mercados financieros, de tecnología y servicios

FIRA asigna el monto del crédito de acuerdo al nivel de ingresos. Esto es, créditos de hasta 150,000.00 pesos a los PD1 y de más de 150,000.00 pesos a los PD2 y PD3.15

En materia de tasas de interés, en Banrural son determinados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el Banco Nacional de Crédito Rural, las fuentes financieras y, en su caso, el Banco de México, las cuales serán dadas a conocer por el Banco Nacional de Crédito Rural. Por su parte, el FIRA hace la siguiente estratificación: para los productores que tengan ingresos hasta por 1 000 veces el salario mínimo o créditos hasta por 150 mil pesos, que demanden un crédito refaccionario, avío o prendario, se le aplica una tasa de interés equivalente a los Certificados de la Tesorería de la Federación (Cetes). 6


El financiamiento agrícola en México no ha sido suficiente para incrementar la competitividad del sector a siete años de la entrada en vigor del TLCAN (1994-2000), porque la política crediticia ha sido restrictiva (medida como porcentaje del crédito total y al PIB). Además, el crédito otorgado por la banca de desarrollo se ha focalizado en la producción de pocos productos, tales como: el maíz, el trigo, el frijol y el sorgo, y no han incrementado los niveles de tecnificación del campo mexicano, puesto que se ha reducido la adquisición de los tractores, el equipamiento de pozos, mejoramiento de suelo y las obras hidráulicas. 9


Conclusiones:
La diferencia con la agricultura de los países industrializados no reside en la dimensión promedio de la propiedad sino en el capital invertido por unidad de superficie. Si existe fuga de ahorro agropecuario hacia las actividades urbano industriales difícilmente podrá lograrse el fomento del ahorro rural. La banca comercial se guía para el otorgamiento de créditos por la seguridad y la velocidad de recuperación de los préstamos. El problema interno masivo de la agricultura, más que la falta de ingresos, es la desocupación absoluta y estacional. Los agricultores de gran escala son los principales beneficiados del crédito, lo que señala que es necesario ampliar este crédito y dirigirlo a los pequeños agricultores. El crédito agrícola ha sido estático en la gran mayoría de los países subdesarrollados, es decir pasado el periodo del crédito no se registra un aumento en la producción, en los ingresos o en los bienes del campesino, por lo que es necesario convertir el crédito estático en dinámico. Como consecuencia de la mecanización del sector agrícola y de la disminución asimilativa de mano de obra en el resto de los sectores la desocupación se ha ido incrementando.


Bibliografía
1. Escosura, Álvaro. Crédito agrícola por niveles de desarrollo, México 1977.
2. Belshaw Horace, crédito agrícola en los países económicamente subdesarrollados, editorial ONU – FAO, Roma Italia 1959.
3. Et. Al. Crédito agrícola, Banco mundial, 1975.
4. Et. Al. Financiamiento agrícola, Centro de estudios monetarios latinoamericanos, México 1986.
5. Maestro Reyes Tépach. Marcial Investigador Parlamentario. La política de asignación del crédito agrícola en México durante el periodo
de 1994-2000. Cámara de Diputados Servicio de Investigación y Análisis División de Economía y Comercio. 2000

6. Sergio Ardila. El Sector Rural en México: Desafíos y Oportunidades. Septiembre de 2006.

7. López Tostado, Francisco. “Nueva visión de la política en investigación y
Desarrollo tecnológico”. SAGARPA. 2006

8. Yunez-Naude Antonio y George Dyer. La integración económica y el sector
Agropecuario mexicano: evaluación y opciones de política”; 2006.

9. IDB Note. La Inserción de México en la Economía Internacional: Integración,
Competitividad y Desarrollo Regional. 2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada